Pensamientos sobre ser madre soltera

Pensamientos sobre ser madre soltera

Soy periodista y un día decidí ser madre soltera.

Un día, 2 años antes de ser madre,  estaba entrevistando a una experta en educación y maternidad, y al final de la entrevista le pregunté sobre  que pensaba de las mujeres que eligen la maternidad en solitario y sobre la infancia de un niño o niña que llega al mundo sin un padre biológico.

Se lo pregunté porque tenía en mente escribir un artículo sobre las mujeres que elegían ser madres solteras. Más tarde, me di cuenta que lo que en realidad necesitaba era una respuesta a mi duda vital: ¿ le afectaría a mi futuro hijo/a no tener un padre?

Su respuesta me sorprendió: “Las mujeres que planifican tener un hijo/a en solitario, están muy comprometidas con la maternidad y cualquier chico o chica con una madre así, tiene todas las de ganar“. No era una respuesta teórica de una psicóloga o socióloga, sino de  alguien con mucha experiencia en educación y el desarrollo infantil. Me tranquilizó, mucho antes de que fuese consciente de mis duda. Si me lo hubiese planteado, quizás no tendría al fantástico hijo que tengo.

Tomar la decisión de ser madre soltera fue relativamente sencillo en mi caso. Mi familia y amistades no me lo cuestionaron, así que no me tuve que enfrentar a prejuicios ni en casa ni en el trabajo. Así que tampoco me juzgué a mi misma. Pero en algún lugar de mi mente, oía una vocecita que me decía: “mi hijo no experimentará la relación que yo tengo con mi padre”.

Las mujeres que planifican tener un hijo/a en solitario, están muy comprometidas con la maternidad y cualquier chico o chica con una madre así, tiene todas las de ganar

Soy una “hija de papá”, no en el sentido de niña malcriada y mimada, sino en el sentido que me siento muy próxima a él. Tenemos nuestras complicidades de padre-hija. A veces todavía lo veo como mi héroe. Por supuesto que mi hijo puede sentir lo mismo con el hombre con el que algún día comparta mi vida. La paternidad biológica no es condición necesaria para sentir esta complicidad y admiración, pero este pensamiento desapareció cuando hablé con esta experta en educación.

El amor trasciende la genética y la sangre. Mi hijo lleva mi apellido, y así será siempre. Aunque algún día me acabe casando con un Sr. Tal y quizás lo adopte. He creado nuestra pequeña familia matriarcal y el hombre que quiera compartir la vida con nosotros, lo tendrá que entender.

Susana O.

2 comentarios
  1. Alba
    Alba Dice:

    La verdad es que este es justamente el motivo por el cual pospuse mi maternidad. No podía quitarme de la cabeza esta idea y pensar que algún día mi hijo me reprochariía mi decisión.
    Pero al hablar con otras madres solteras me tranquilizé y seguí adelante. Ahora soy mami de un pequeño de 10 meses y aunque no me arrepiento para nada ese miedo sigue instalado en mí.

    Responder
    • Pilar Garcia
      Pilar Garcia Dice:

      ¡ Felicidades Alba ! Para disipar ese miedo, piensa que no es que “no tenga un padre”, es que tiene UNA GRAN MADRE, que eres tu.
      Hay que vivir la vida desde la plenitud, no desde esas “ausencias sociales” impuestas. Un abrazo

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres ser madre ?

Solicita más información sin compromiso. 1ª visita gratuíta

(Visited 84 times, 1 visits today)