qué hacer con los embriones congelados

Cuando iniciamos una FIV, el principal objetivo es conseguir un embarazo que tendrá lugar una vez  se produzca la implantación de los embriones transferidos. El pensamiento más común es el de obtener el máximo de embriones para poder tener el máximo de opciones de embarazo. Aunque en mi caso, con un único embrión de calidad… me conformaba… Pero no llegó y opté por la ovodonación.

Si consigues quedarte embarazada mediante una FIV y te quedan embriones congelados, tendrás que tomar una decisión sobre ellos.

¿ Qué hacer con los embriones congelados ?

Existen tres opciones entre las que poder elegir a la hora de decidir qué hacer con los embriones no transferidos y cuyo final hay que firmar en todo proceso de FIV.

  1. Dejarlos congelados hasta que se agote la fertilidad de la madre receptora, y ya no puedan ser transferidos. Es complicado concretar este supuesto, ya que la ley no contempla patologías, ni circunstancias que determinen lo que imposibilita a la madre como receptora. Normalmente se elige esta opción ante la imposibilidad de decidirse por alguna de las otras opciones. Tendrás que asumir el coste de mantenerlos congelados, no es mucho, entorno a los 35-50€ al año.
  2. Donar los embriones para que puedan ser implantados en otras mujeres. En este caso, en el momento de la punción ovárica,  la mujer debía  tener menos de  35 años, para asegurar la calidad del embrión. Los estudios demuestran que a partir de los 35 años, la calidad del óvulo decrece y aumentan los abortos espontáneos, con lo que la fertilidad de esos embriones estaría comprometida.
  3. Donarlos a la ciencia para investigación. El inconveniente de esta opción es que las investigaciones que se realizan sobre el tema son mínimas.

El traslado de embriones a otro centro de fertilidad

Hay mujeres que por traslado de su ginecólogo o por querer cambiar de clínica de reproducción asistida, deciden trasladar sus embriones u óvulos criopreservados. Es posible hacerlo  pero la ley española establece unos límites muy estrictos. Vayamos por pasos.

Para realizar este traslado deben darse una serie de condiciones tanto legales como logísticas que garanticen la seguridad y la trazabilidad del envío. El primer trámite a realizar será comunicar al centro el interés en su traslado y firmar el documento pertinente.

El traslado se realizará siempre mediante una compañía de transporte autorizada y certificada, o a través de recursos propios de los centros. Es el centro depositario el que debe responder ante las autoridades sanitarias. Si el envío se realiza fuera de la Comunidad Europea será necesario además solicitar al Ministerio de Sanidad una autorización de exportación exponiendo los motivos del traslado, que suele resolverse en el plazo de 2-3 semanas. En ningún caso la persona o pareja propietaria de los embriones, óvulos o esperma, los podrá trasladar ella misma las muestras biológicas.

El transporte debe hacerse siempre en contenedores de nitrógeno especiales que permiten tránsitos de hasta 10 días de duración manteniendo las temperaturas por debajo de los -190º. Como si estuvieran en el laboratorio, se ha de monitorizar constantemente las muestras biológicas mediante sistemas que controlen la temperatura de forma continua. Es imprescindible confirmar que no han sufrido cambios que pudieran dañarlas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres ser madre ?

Solicita más información sin compromiso.

1ª visita gratuíta en CRA Barcelona



(Visited 51 times, 1 visits today)